Ansiedad por separación en perros: ¿Un tema difícil de tratar?

Podemos hablar de ansiedad por separación cuando la mascota está fuertemente unida a su dueño y no puede soportar separarse de esta persona elegida. Entonces, la ansiedad por separación no se trata de aburrimiento o renuencia a pasar tiempo a solas. Ni los juguetes ni el nuevo compañero de cuatro patas resolverán este problema. Domar a un perro asustado por una eventual despedida no es un asunto fácil. Esta tarea lleva tiempo y requiere la implementación simultánea de muchos métodos diferentes.

  1. ¿Cómo puedo saber si mi perro sufre ansiedad por separación?

La ansiedad por separación se define como la fuerte ansiedad que experimenta el perro cuando se le priva del contacto con su dueño. Entonces, si una mascota que se quedó en casa aúlla, ladra, araña la puerta, se cuida en el departamento o destruye las cosas que quedan en él, lo más probable es que no esté lidiando bien con la ruptura. 

La ansiedad por separación en un perro también puede manifestarse en un trastorno del apetito, es decir, aumento o disminución del apetito, diarrea que acosa al perro, aumento de la tensión muscular, bostezos o babeo, morderse el pelo, trastornos del sueño, hiperactividad, depresión e incluso permanecer de pie en el suelo. la puerta, caminando al paso del dueño o concentrándose únicamente en esperar sin tener en cuenta los estímulos provenientes del entorno. 

Por lo tanto, los síntomas de la ansiedad por separación pueden ser diferentes y, contrariamente a la opinión popular, no todos los propietarios o vecinos pasan factura claramente. Así que puede ser que nuestro perro sufra y se estrese cuando salimos a la tienda o al trabajo, y durante mucho tiempo no somos conscientes de este estado de cosas. Es peligroso porque la acumulación de emociones tan fuertes en una mascota puede tener un impacto negativo en su salud.

  1. Desensibilizar al perro

Una forma de trabajar con la ansiedad por separación es desensibilizarlo. Este método se basa en la táctica de los pequeños pasos consistente en el enfrentamiento gradual de la mascota con estímulos que le provoquen miedo. Así que si nos decidimos por esta estrategia de acción, antes que nada, debemos fijarnos bien en nuestro ritual de salir de casa. 

Cuando comencemos a observar más de cerca las actividades que realizamos por turnos, seguramente nos daremos cuenta de cuáles de ellas desencadenan la ansiedad de nuestros pequeños. Y así puede resultar que nuestra mascota reaccione emocionalmente al ponerse los zapatos, acercarse a una puerta, empacar una computadora portátil o agarrar una llave o una bolsa. 

Por supuesto, puede ser que, en lugar de un punto crítico, identifiquemos momentos más difíciles para el perro. En tal situación, debemos actuar con especial cautela y cuidado. Desensibilizar al perro, en un momento dado nos enfocamos en un solo problema y solo después de resolverlo pasamos al siguiente. Cuando haga ejercicio con su mascota, tenga en cuenta el bienestar de su mascota. Por lo tanto, es extremadamente importante asegurarse de que el perro, al enfrentarse a situaciones difíciles, no tenga que ir más allá de su propia zona de confort.

  1. ¿Cómo puede ser exactamente este tipo de entrenamiento? 

Si el momento en el que le ponemos los zapatos es difícil para el perro, primero póngalos solo un momento. Más tarde, caminemos por el pasillo con ellos, luego por la casa y finalmente salgamos del apartamento con los zapatos puestos. Si por el contrario queremos ejercer la desensibilización de la mascota al salir de casa, desaparezcamos tras la puerta un segundo, luego un minuto y vayamos alargando poco a poco el tiempo de nuestra ausencia. 

El proceso de desensibilización, independientemente de los aspectos a los que se refiera, debe terminar siempre con nuestra desaparición. Si queremos observar cómo afronta la mascota esta última etapa, instalemos una webcam que permita la visualización online. Esta solución nos permitirá seguir el progreso del perro incluso cuando estamos detrás de la puerta.

  1. Satisfaciendo las necesidades básicas de tu perro

La ansiedad por separación en un perro nos obliga a actuar simultáneamente en muchos frentes. Por un lado, vale la pena implementar lentamente la desensibilización antes mencionada, por otro lado, es bueno atender integralmente las necesidades de la mascota. A veces los paseos son especialmente adecuados para cuidar al perro. Cuando salgamos juntos de casa, dejemos de llamar y navegar por Internet en la pantalla del teléfono y centrémonos en nuestro pequeño. 

A la hora de salir, el perro debe satisfacer no solo sus necesidades fisiológicas básicas, sino también la necesidad de colaborar con nosotros, contactar con otros perros o explorar la zona, incluyendo, en primer lugar, el olfato. Especialmente la última actividad tiene un fuerte efecto estimulante, agotador y relajante en la mascota. Así que asegurémonos para que el perro, después de la locura y divertirse juntos, tenga tiempo de seguir la voz de su nariz. 

También en casa, antes de ir al trabajo para relajar y calmar a la mascota, podemos ofrecerle una sesión de 15 minutos de cualquier juego olfativo. Otra actividad que ayuda a aliviar la tensión es jugar con un idiota.

  1. Mantener el horario del día y establecer límites

Los perros que luchan con la ansiedad por separación, por regla general, se sienten mejor cuando su día sigue una rutina estrictamente definida. En tal caso, se vuelve importante no solo dejar el apartamento al mismo tiempo. También es importante respetar los tiempos de alimentación, paseo o juego juntos. Otro aspecto que es útil en este contexto son los límites claros, es decir, controlar la atención que se le da a su mascota. Los perros que sufren de ansiedad por separación a menudo siguen a su dueño paso a paso, luchando constantemente por su interés. 

En una situación así, es importante tomar el control de la relación mostrándole a la mascota que nosotros decidimos cuándo podemos interactuar. Al cambiar a esta forma de funcionamiento, el entrenamiento de obediencia, que incluye la implementación de órdenes básicas como acostarse, sentarse o quedarse quieto, se vuelve útil. Este orden multifacético del mundo que rodea al perro reduce la ansiedad de la mascota y le permite sentirse más seguro.

  1. Métodos adicionales para trabajar con la ansiedad por separación canina

La ansiedad por separación en un perro también se puede superar mediante el uso de varios métodos alternativos para reducir el nivel de estrés, que incluyen chaleco ansiolítico, masaje relajante TTouch, preparados a base de hierbas, terapia con feromonas, aceites esenciales o jaula canina. Esta última propuesta suele suscitar mucha polémica. Sin embargo, cuando llevamos a cabo correctamente el entrenamiento de la jaula y colocamos la jaula en un lugar tranquilo, puede convertirse en un refugio seguro y desestresante para el perro. Si todos los métodos para trabajar con la ansiedad por separación han fallado y la ayuda del conductista es insuficiente, su veterinario puede recomendar medidas farmacológicas para reducir la ansiedad.

Comenta
Oscar Murillo
author
Amante de las plantas y los peludos, Vámos de vacaciones con nuestras mascotas.

Related Articles